7 ideas para cuando no sepas qué hacer con tu kief

7 ideas para cuando no sepas qué hacer con tu kief

¿Ves todo el polvo fino al fondo de tu molinillo? Bien amigo, eso se llama Kief, ¡y es una mina de oro de THC! También conocido como “polen”, este tesoro cristalizado es en realidad la parte más potente e importante de la planta de marihuana. Así que ahora que sabes lo que es, estas son 7 formas con las que le puedes sacarle mayor provecho a este pequeño premio potente.

Si eres un fumador habitual, es seguro decir que estás acostumbrado a utilizar lo que puedas sin desperdiciar nada. Los tallos serán combinados rápidamente con cualquier cosa que utilices para hacer mantequilla de cannabis, y las semillas son utilizadas para cultivar nuevas plantas o las transformas en aceite para cocinar y hacer cremas hidratantes.

Siempre que mueles un nuevo lote de hierba, podrías notar que los cristales se acumulan lentamente al fondo del recipiente. Aparte de que estén allí, podrías no saber realmente lo que es o para qué puede ser usado, así que no le prestas mucha atención. Alerta de spoiler: Es kief.

Si no sabes qué hacer con el kief, te estás perdiendo de una mina de oro de THC. El kief puede hacer mucho más que provocar que tu hierba luzca polvorienta, y una vez que sepas sobre qué es y lo que puedes hacer con él, estarás ansioso de contárselo a tus amigos.

Kief, tricomas y el cannabis

Échale un vistazo a tu molinillo (o los pedacitos al fondo de donde sea que guardes tu marihuana). El polvo fino que puedes notar es probablemente un poco pegajoso al toque, huele fuerte y es lo que es conocido como “kief”.

El kief (también conocido como polen) es en realidad la parte más importante de las plantas de marihuana. Básicamente, el kief es una parte concentrada del mejor elemento del cannabis: el THC (no debe ser confundido con el CBD).

El término “kief” específicamente se refiere a las glándulas de resina que tienen los terpenos y cannabinoides que te ayudan a sentir el efecto después de una fumada. El kief está hecho de tricomas. Estos son aquellos pequeños vellos que ves en los cogollos que ocasionalmente lucen cristalizados.

Los “tricomas” no son únicos en las plantas de cannabis. Los tricomas pueden aparecer en plantas, algas, liquen e inclusive protistas. Los cristales y los “vellos” que ves recubriendo a tu marihuana son tricomas, y estos poseen una gran cantidad de THC. La planta de cannabis siempre tendrá una concentración de THC, pero los tricomas contienen mucho más de este componente.

Nosotros sabemos claramente cuáles son los beneficios de los tricomas en la marihuana para los seres humanos, pero tú podrías sentirte un poco curioso sobre qué pueden hacer estos vellos y cristales para las plantas. Las plantas de marihuana no utilizan los tricomas de la misma forma que nosotros. De hecho, las plantas pueden utilizarlos para defenderse a sí mismas contra pestes y el ambiente.

Los tricomas tienen un sabor amargo y producen un aroma fuerte que los hace casi desagradable para los animales. Ellos también ayudan a defender algunas partes susceptibles de la planta contra el sol y puede ayudar a protegerla contra vientos fuertes.

Cómo recolectar tu kief

Ahora que sabes qué es el kief, es hora de comenzar a darle un buen uso. Si quieres sacarle el mayor provecho a tu kief, necesitas aprender a recolectarlo apropiadamente.

Después de que hayas molido marihuana por un rato, notarás que el kief comenzará a aparecer en tu molinillo. Si solo tienes un molinillo regular, podrás estar perdiéndote la oportunidad de recolectar mucho kief.

El molinillo clásico de tres cámaras es el instrumento preferido para recolectar kief, y utilizarlo es muy fácil. Todo lo que tienes que hacer es moler tus cogollos como lo harías normalmente, y el kief se caerá al fondo.

También hay algo simple que puedes hacer para maximizar la cantidad de kief que puedes obtener. Todo lo que necesitarás utilizar es una moneda, tener acceso a un refrigerador y un poco de tiempo.

Primero, necesitas vaciar el kief que está ahí. Encuentra una moneda que pueda caber fácilmente adentro de la cámara del medio y muévela. Una vez que hayas hecho eso, es hora de volver a armar tu molinillo y ponerlo en el refrigerador. Es importante recordar que tú no quieres que entre mucha humedad, pero quieres que adentro esté frío.

Una vez que lo hayas puesto en el refrigerador, espera alrededor de 20 minutos. Tú quieres darle a todo suficiente tiempo para que se enfríe uniformemente. Una vez que sientas que todo esté frío, puedes sacarlo.

Las temperaturas frías reducirán mucho la viscosidad del kief, y la moneda ayudará a expulsar fácilmente su contenido. Ahora todo lo que tienes que hacer es agitarlo y dejar que el kief se libere. Cuando vacías la cámara, deberías ver una cantidad considerable de kief listo para ti.

¿Qué hacer con el kief?

Ahora que tienes kief con el que puedes experimentar, comencemos a divertirnos un poco con él. Hay muchas respuestas referentes a qué puedes hacer con el kief, y el uso indicado para ti depende de tu estilo.

¿Eres más un fumador, o te gusta más vaporizar? ¿Preferirías ingerir un comestible que buscar algo que fumar? ¡Nosotros tenemos las respuestas adecuadas que se adaptan a cualquier estilo de consumo de cannabis!

1. Pipas y porros

Esto podría parecer obvio, pero después de aprender la gran cantidad de cosas que puedes hacer con el kief, podrías sentir que ponerlo en una pipa es malgastarlo. No hay nada de malo con los métodos clásicos, y la forma más simple de consumir kief es añadirlo a lo que ya estés fumando.

Si no has estado recolectando kief, probablemente ya has probado un poco de kief en lo que ya has fumado. Utilizarlo encima de cogollo molido te deja disfrutar del THC, y también le da al kief algo con qué consumirlo.

Este método te deja utilizar un poco de kief, así que no necesariamente tiene que ser mucho. Si solo quieres un poco de potencia, solo rocía un poco encima de tu pipa o tu porro.

Si realmente quieres algo elegante, haz una capa de puro kief en el medio de tu pipa o hacia el extremo de tu porro. ¡Una vez que llegues a esa capa, disfrutarás de un pequeño premio!

Esta es la forma más simple y efectiva, y puede hacerse muy rápidamente. Si quieres una respuesta sin problemas a la pregunta sobre qué puedes hacer con tu kief, esta es la que estás buscando.

2. Haz tu propio hachís

Si alguna vez has querido una forma simple de hacer hachís, todo lo que necesitas es kief y algunas cosas que probablemente ya tienes en casa. Esta es una forma popular de hacer hachís, porque puede hacerse relativamente rápido si tienes kief a la mano.

Nada puede ser mejor que un aceite de hachís infundido, pero para hacer este método es necesario que tengas hachís consumible. Para realizar este método todo lo que necesitas es kief, papel de pergamino y una plancha de cabello o plancha de ropa.

Simplemente dobla tu papel pergamino y pon el kief adentro. Cuando estés listo, utiliza tu plancha. No la utilices por mucho tiempo, ya que se quemaría el papel; solo utilízala lo suficiente para dejar que el kief se caliente un poco y se comprima.

Después de eso, deberías tener un pequeño bloque de hachís que puedes utilizar. Si gustas, puedes fumarlo como lo harías normalmente, pero si quieres hacer algo diferente, siempre puedes cocinar con el hachís.

3. Utiliza un prensador de polen para almacenarlo fácilmente

prensador de polen

Tú no sabes qué hacer con el kief ahora, pero aun así quieres guardar un poco de kief para después. Tú siempre podrías ponerlo en su propio contenedor, pero hay herramientas que puedes utilizar para hacer que el almacenamiento sea más eficiente.

Un prensador de polen son dos contenedores pequeños de metal que se atornillan en ambos lados y están diseñados para crear mucha presión. Si utilizas uno, serás capaz de guardar tu kief en discos redondos comprimidos que puedes guardar fácilmente.

Tú puedes utilizar este método con una pequeña cantidad o varios gramos de kief. Este método es ideal para las personas que quieren acumular el kief rápidamente y es una forma simple de almacenarlo y mantenerlo fresco.

4. Vaporízalo

crafty vaporizer

¿Tienes un vaporizador que utilizas con hierbas? ¿Has estado buscando un vaporizador y quieres encontrar varias formas para utilizarlo? Si quieres saber qué hacer con tu kief, simplemente pon un poco en un vaporizador.

Es importante recordar que el kief es mucho más poderoso que los cogollos regulares, así que querrás utilizar solo una pequeña cantidad. Llénalo como lo harías con otro vaporizador, ¡entonces solo relájate y disfruta de tu kief!

5. Una poderosa bebida matutina

¿No sabes qué hacer con tu kief, pero te encanta el café? Si tienes un poco de kief que quieras utilizar y quieres disfrutar de una mañana especialmente buena, puedes utilizar tu kief para sazonar tu bebida favorita.

Esto solo funcionará con bebidas calientes, así que no desperdicies buen kief en una infusión fría o café helado. El calor ayudará a activar los cannabinoides altamente concentrados y puede comenzar a funcionar en tan solo 15 o 30 minutos.

Piensa sobre esto como una forma simple de comer consumibles, pero no tan fuerte como tu brownie o pastel promedio. Esta es una forma simple de averiguar qué hacer con tu kief, y es una forma genial de compartir con tus amigos una taza de café especial.

6. Haz jugo de cigarrillo electrónico

¿Quieres saber qué hacer con tu kief y también necesitas una forma de potenciar tu cigarrillo electrónico? Si te gusta vaporizar, hay una forma con la que puedes hacer jugo infundido de kief con el que puedes llenar tus cartuchos vacíos. Este método es simple, y todo lo que necesitas son algunos pocos suministros.

Primero que todo, necesitarás propilenglicol y glicerina vegetal. Tú deberías ser capaz de encontrar esto fácilmente en Amazon o una tienda en línea diferente. También será necesario un baño maría y algunas jeringas, y si gustas, inclusive puedes añadir algún saborizante.

Añade tu glicerina y glicol (mitad y mitad normalmente sería mejor) a tu baño maría, entonces añade tu kief. Déjalo cocinar hasta que el kief se derrita y tu líquido tenga una consistencia homogénea. Si quieres añadir algún saborizante, ponlo en la mezcla una vez que se empareje, y déjalo cocinar por unos segundos más.

Ahora que está listo, tú querrás verter la mezcla a través de un filtro de café hacia una taza o recipiente, para que así puedas colar cualquier trozo de planta. ¡Una vez que se enfríe, tendrás juego de vaporizador infundido en kief!

7. Haz comestibles

Si te gusta cocinar, puedes añadir el kief a tus recetas favoritas. El kief tendrá un sabor más sutil que tus cogollos, y podrías descubrir que quizás te guste más cocinar con él.

Los comestibles se han vuelto una forma popular de consumir marihuana. Y casi todas las recetas con la que usarías cogollos, puedes utilizar tu kief.

La forma más fácil de utilizar kief es hacer mantequilla de cannabis, y entonces utilizar la mantequilla de cannabis como utilizarías la mantequilla normal. Tú podrías untar un poco de mantequilla de cannabis en una tostada o podrías agregarla a un platillo de pasta.

Tu forma favorita de utilizar kief

Tú deberías saber qué hacer con tu kief después de leer este artículo. Nosotros mencionamos muchos métodos aquí, pero no los hemos mencionado todos.

¿No escribimos sobre tu forma favorita de utilizar el kief? ¡Cuéntanos al respecto en los comentarios! Si tienes alguna pregunta sobre el kief o  nuestros productos, contáctanos para que podamos iniciar una conversación.

Comments

3 comentarios en “7 ideas para cuando no sepas qué hacer con tu kief”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Autor

  • Author_profiles-WSS-Emma Ryte

    Emma Ryte

    Nací en Alemania, viví en Inglaterra durante mi infancia y pasé los años de la escuela secundaria en los EUA. Prácticamente se puede decir que mis padres eran hippies y por eso tuve la posibilidad de expresarme libremente y de explorar mi pasión por la planta de cannabis. Poco después me empezó a gustar escribir. Escribir sobre este tema me ha enseñado muchas cosas sobre el uso, el cultivo, los beneficios para la salud, las distintas opciones de la industria ¡y me encanta poder compartir estos conocimientos con ustedes! Cada vez que puedo me escapo a Ámsterdam, me encanta el ambiente que hay en la ciudad en lo que respecta a la marihuana. Me permite probar cosas nuevas y ver cuáles son las novedades en la industria. La persona con la que me gustaría sentarme a fumar sería Stevie Wonder. Me encanta escuchar su música y relajarme cuando estoy colocada y sería genial conocerlo.
    Más sobre este autor
Ir arriba