Anatomía básica del cannabis‏ – Partes de la planta

Anatomía básica del cannabis‏ - Partes de la planta - Weed Seed Shop Blog

Si deseas crear el jardín de marihuana perfecto, entonces necesitas un conocimiento exhaustivo de la anatomía del cannabis. Todas las diferentes partes de la planta son vitales para el producto final que terminas disfrutando, y conocerlas contribuye con el conocimiento de cualquier cultivador. Este artículo ofrece un resumen de la anatomía básica del cannabis para cualquier tipo de cultivador.

Si vas a ser un cultivador de cannabis exitoso, tienes que conocer todas las partes de la planta y qué propósito tienen. La anatomía del cannabis es compleja, así como cualquier otro organismo vivo, y los cogollos hacen mucho más que solo contribuir con el producto final que ponemos dentro de nuestros cuerpos. Tener un entendimiento de las diferentes partes de la planta como los cálices, pistilos y tricomas te ayuda a cultivar una planta que está mucho más personalizada ante lo que quieras experimentar.

Hay más factores involucrados en el producto final de una planta de marihuana que solo sus famosos cogollos y hojas. Inclusive estas partes contienen información sobre la experiencia final, como sí o no es indica o sativa o si la planta es masculina o femenina. Esta es una exploración dentro de la anatomía del cannabis, y contiene toda la información que todos los cultivadores pueden usar para crear el jardín de marihuana que siempre han soñado tener.

Anatomía básica del cannabis‏ - Partes de la planta - Weed Seed Shop Blog

Indica y sativa

La marihuana es normalmente dividida en dos categorías: indica y sativa. Esto es información esencial para cualquiera que esté cultivando marihuana o medicándose con ella. Dada la diferencia en los patrones de crecimiento, aspecto y diferentes efectos de ambas variedades, inclusive podría decirse que estas son dos especies de marihuana completamente diferentes. Existen para medicar diferentes cosas y proveer efectos físicos y cerebrales completamente diferentes.

La planta indica es pequeña y baja, mientras que la planta sativa es más alta y delgada. Esta es la estética principalmente identificable entre la diferencia de las variedades de cannabis indica y sativa. En el jardín, las indicas tienden a lucir más breñosas, mientras que las sativas lucen más como árboles pequeños.

Las cepas sativas puras son muy raras y casi imposibles de encontrar en el mercado. La mayoría de las cepas disponibles en el mercado hoy en día, así estén a la venta como semillas o como productos de cannabis, son cepas híbridas. Esto significa que fueron hechas como resultado de cruzar variedades indicas con variedades sativas. Los efectos varían de gran forma entre las dos, con la indica siendo más un efecto físico, mientras que la sativa ofrece un efecto cerebral inspirador. Son usadas para medicar diferentes cosas e inducir diferentes experiencias.

Masculina y femenina

La siguiente cosa más importante que debes saber sobre tu planta de marihuana es si es masculina o femenina. Esto es importante porque uno de estos produce los cogollos que fumas y la otra no lo hace. En un puñado de semillas regulares, algunas de las plantas serán masculinas y algunas de ellas podrían ser femeninas. Es la planta masculina la que poliniza la planta femenina para comenzar un proceso de producción de semillas. Pero las plantas femeninas no polinizadas crecen para ser plantas hermosas con muchos cogollos que puedes ver en una plantación de marihuana.

La mayoría de los cultivadores no están interesados en plantas masculinas porque si polinizan a las femeninas, estas no producen los cogollos asombrosos que nos gusta fumar. Sin embargo, la planta masculina tiene un propósito en el área de la genética del cannabis. Las plantas masculinas son usadas para experimentar con el mestizaje y creación de nuevas cepas. Las semillas feminizadas pueden ser compradas ahora, para que así las semillas crezcan siendo plantas de marihuana florecientes, pero con las semillas regulares tienen que tomarse precauciones extras para deshacerse de las plantas masculinas antes de que polinicen a las plantas femeninas.

Anatomía básica del cannabis‏ - Partes de la planta - Weed Seed Shop Blog

Diferentes partes de la planta

La planta de cannabis crece en un tallo delgado y alto. Los famosos y frondosos cogollos que crecen de este tallo se producen mediante algo llamado nodo, y de allí crecen las flores que realmente hacen distinguir a una planta de la otra. Son las características de las flores las que hacen que cada planta de cogollo sea única en sus expresiones y cualidades.

Colas

Algunas veces la palabra cola es referida como el cogollo terminal. De esto es exactamente donde florecen las flores femeninas fumables. Normalmente hay una cola principal en la parte más alta de la planta, de otra manera conocida como el cogollo apical. Este es el cogollo principal porque es uno que es generalmente considerado como el más grande y pesado. Sin embargo, las colas crecen más hacia abajo del tallo que las otras ramas. Diferentes técnicas de cultivo y cosecha permiten que los cultivadores mejoren el tamaño de las colas y alienten a que crezcan más grandes.

Cálices

Mientras que la cola es el punto terminal en donde las flores florecen, el cáliz es el propio cogollo como tal. Esta es la parte de la planta que generalmente es cosechada para hacer el producto final. Así que si estás fumando marihuana, todo lo bueno realmente viene del cáliz. Son nódulos pequeños en forma de lágrima y están completamente cubiertos de colas. Algunas veces son conocidas como hojas de azúcar porque están cubiertas en resina azucarada. Contienen grandes cantidades de THC y otros cannabinoides.

Pistilos

Los pistilos de una planta de cannabis crecen desde las colas, y los cálices, algunas veces son llamados “cabellos” porque así es exactamente como lucen. Cuando la planta recién está creciendo, estos aparecen como cabellos blancos, y eventualmente cambian su color a anaranjado, rojo y marrón. Son los pistilos quienes buscan el polen de una planta masculina. Los pistilos en realidad no contienen ningún terpeno o cannabinoide, así que no proveen nada en términos de sabor, olor o efecto.

Tricomas

Los tricomas son generalmente lo que la mayoría de los cultivadores desean en abundancia en sus cogollos. Las variedades indicas están normalmente saturadas en capas resinosas de tricomas. Estos son las bolas pequeñas y cristalinas de resina (algunas veces de color cremoso) que crecen encima de todos los cogollos, hojas y tallos. Es interesante que la planta de marihuana los produce como un mecanismo de defensa contra depredadores, pero resulta ser exactamente lo que los seres humanos están buscando. Los tricomas son ricos en THC, al igual que en las cosas responsables del aroma fuerte de marihuana llamadas terpenos.

Hojas en forma de abanico

Las hojas en forma de abanico provenientes de la planta de marihuana forman otra parte en la que los cultivadores están interesados. No solo son geniales para hacer jugos, consumibles y otros productos de marihuana, sino que también son increíblemente hermosas. Son las hojas en forma de abanico las que crecen junto al tallo y desde la base de la cola. Estas varían en su estructura y, aunque la mayoría se divide en cinco partes, hay algunas que tienen 7 o inclusive más. Estas son un símbolo famoso de la planta de marihuana como tal, y esta es una característica muy distintiva en ellas.

Las semillas son normalmente recolectadas de la planta de marihuana para sembrar más, y el resto del material, como los tallos, son usados como compost o son reciclados para otros propósitos. Se puede encontrar un uso para cualquier parte de la planta de cannabis. El desperdicio que es producido desde los tallos inclusive puede ser usado para producir papel. Esto es lo que hace que la marihuana sea una de las plantas más versátiles del planeta.

Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Autor

  • Author_profiles-WSS-Emma Ryte

    Emma Ryte

    Nací en Alemania, viví en Inglaterra durante mi infancia y pasé los años de la escuela secundaria en los EUA. Prácticamente se puede decir que mis padres eran hippies y por eso tuve la posibilidad de expresarme libremente y de explorar mi pasión por la planta de cannabis. Poco después me empezó a gustar escribir. Escribir sobre este tema me ha enseñado muchas cosas sobre el uso, el cultivo, los beneficios para la salud, las distintas opciones de la industria ¡y me encanta poder compartir estos conocimientos con ustedes! Cada vez que puedo me escapo a Ámsterdam, me encanta el ambiente que hay en la ciudad en lo que respecta a la marihuana. Me permite probar cosas nuevas y ver cuáles son las novedades en la industria. La persona con la que me gustaría sentarme a fumar sería Stevie Wonder. Me encanta escuchar su música y relajarme cuando estoy colocada y sería genial conocerlo.
    Más sobre este autor
Ir arriba