Cómo hacer hachís

Cómo hacer hachís

El hachís siempre ha sido reconocido como una de las creaciones favoritas del hombre sacadas de la planta de marihuana, y no hay razones para pensar lo contrario. Contiene altas cantidades de THC y está hecho de una de las partes más potentes de la planta – los tricomas. ¡Si te gustaría aprender cómo hacer tu propio hachís en casa sin básicamente ninguna experiencia, este artículo es para ti!

Así que te gustaría ser el chico o la chica que tiene hachís realmente bueno. Por suerte, es muy fácil ser esa persona. Hacer tu propio hachís probablemente es mucho más fácil de lo que piensas, aunque puede ser un proceso muy costoso y tedioso. Sin embargo, no es necesario tener ninguna experiencia especial para hacer tu propio hachís. En cambio, solo se necesita un simple entendimiento de lo que es el hachís y la ciencia detrás de él.

El hachís es una forma concentrada de marihuana que tiene un alto contenido de THC. Puede ser hecho a partir de casi todas las partes de la planta de cannabis, a excepción del tallo y las semillas. Los tricomas (las glándulas que lucen como cristal en los cogollos) son los que crean al hachís, por lo tanto hacer hachís se trata sobre separar los tricomas del resto del material de la planta. El resultado es una marihuana muy densa y pegajosa de alta calidad. Existe un gran número de formas diferentes de hacer hachís, desde labor manual hasta usar maquinaria. Tú puedes hacer hachís en tu propio hogar relativamente fácil con algunos cogollos y materiales de tu cocina.

El método de enrollado

Aunque este método es extremadamente largo y un poco agotador, probablemente produce uno de los hachises de la más alta calidad. Este probablemente no es el mejor método si deseas producir altos volúmenes de hachís. Este método es más apropiado para aquellos que están haciendo hachís para uso personal y no están produciendo todo el tiempo. Para esto tú puedes usar los cogollos o las hojas.

Asegúrate de que tus manos estén limpias y tus cogollos estén apropiadamente secos. Tú puedes usar o las palmas o el pulgar y el dedo índice. La idea es enrollarlo entre las palmas o entre el pulgar y el dedo índice.  Después de que hagas esto por un momento, se comenzará a formar una lámina en la piel donde has estado frotándolo. Continúa haciendo esto hasta que un material resinoso se acumule en la piel. Solo ráspalo fuera de la piel y presiónalo. Siéntete libre de presionarlo contra cualquier cosa que desees – ¡Tu propio gumbo hecho de hachís!

Cómo hacer hachís – WeedSeedShop

El método recolector de polen

De todos los métodos, este es el que más consume tiempo y produce la menor cantidad de hachís, aunque aun así sirve. Este método definitivamente es para aquellos que básicamente no desean invertir ningún esfuerzo haciendo su hachís y no les importa que se tarde una eternidad. Este método se realiza usando un recolector de polen.

Si tú almacenas tu marihuana en un contenedor, en el cual tienes que poner una rejilla en el fondo, la agitación causada por la apertura y cierre de tu contenedor causará que los tricomas se caigan. La rejilla de malla atrapará todo el polen, y de este polen tú serás capaz de recolectar hachís. Tú no tienes que hacer nada aparte de dejar la rejilla allí por mucho tiempo mientras vas a fumar tu marihuana. Después de algunos meses se formará algo allí que puedes fumar.

El método de la licuadora

El método de la licuadora para hacer hachís ofrece mucha más producción que los otros dos últimos métodos, y requiere de menos tiempo. Este método se apoya en dos principios, que los tricomas son más pesados que el agua y que se pueden enfriar lo suficiente como para romperse con mucha más facilidad. El cogollo es puesto en una licuadora con hielo y agua, y las agitaciones causan que los tricomas se caigan. Con un proceso de filtración, puedes extraer los tricomas del agua.

Para este método necesitarás alrededor de 1 onza de marihuana, una licuadora, 2 frascos de vidrio, dos filtros de café, hielo y agua. Usando 1 onza para este método te debería de dar entre 5 a 7 gramos de hachís de calidad decente.

Llena la mitad de tu licuadora con el material de la planta, y entonces llénala con hielo y agua fría. Licuarlo por un minuto debería ser suficiente. La idea es que encender la licuadora mientras la marihuana está empapada en agua fría y hielo ocasionará que los tricomas se desprendan en el agua. Debería de lucir como un batido espumoso de marihuana cuando apagues la licuadora. Lo próximo que debes hacer es filtrarlo. Usando un filtro de café, vierte la mezcla dentro de un frasco de vidrio. Entonces ponlo en el refrigerador por 30 minutos.

Lo que ocurrirá mientras la mezcla está en el refrigerador es que notarás como los tricomas comienzan a reunirse en el fondo de la jarra. Quita tanto líquido como puedas (alrededor de 2/3) sin interferir con los tricomas en el fondo. Ahora puedes poner la jarra en el freezer por diez minutos. Una vez que hagas esto, puedes filtrar el resto del líquido usando otro filtro de café en tu segunda jarra. Lo que queda en el último filtro de café es tu hachís. Tú tienes que dejar el filtro en algún lado para que se seque, desde unos días hasta un par de semanas. ¡Entonces solo recolecta tu hachís desde el filtro de papel!

Cómo hacer bubble hash

El bubble hash es probablemente el tipo de hachís más costoso de hacer, pero es el mejor si deseas producir altos volúmenes de hachís de calidad. Para este método son necesarias bolsas de burbujas, las cuales tienen un tamiz en la parte inferior. Las bolsas vienen con tamices de diferentes tamaños (los tamices son categorizados por micrómetros) y, a través de un proceso de filtración de varios tamaños, eres capaz de obtener diferentes calidades de hachís. Combina el uso de hielo y agua, al igual que los tamices en esta bolsa para obtener el producto final. Este método además te dará alrededor de 5-7 gramos de hachís en total.

Para este método vas a necesitar un conjunto de bolsas de hachís (estas vienen en conjuntos de X), dos cubetas de 20 litros, una batidora eléctrica, mucho hielo, agua y cogollos. Asegúrate de tener suficiente hielo listo antes de comenzar el proceso, porque vas a necesitar mucho. Comienza llenando una de las cubetas con todo tu hielo, poniendo tu marihuana y entonces llenándola con agua. Ahora usa la batidora eléctrica para mezclarlo. Tú puedes mezclar tanto como quieras, pero es recomendado hacerlo por 45 minutos. Entre más mezcles, más sacrificas la calidad por la cantidad, así que no lo batas mucho.

Una vez que hayas terminado de mezclar, agarra la bolsa de hachís que tenga los hoyos más grandes (normalmente entre 200 y 250 micrómetros). Pon esta bolsa adentro de tu segundo balde y vacía el contenido del segundo balde dentro de la bolsa. Sacude y aprieta la bolsa para sacar la mayor cantidad de agua posible, y entonces pon esta bolsa a un lado. Entonces vas a apilar tus bolsas de hachís desde la más pequeña a la más grande. Esto significa que tomarás tu bolsa más pequeña y pondrás la segunda bolsa más pequeña adentro, etc. Es como una muñeca rusa de bolsas de hachís. Entonces ponlas adentro del primer balde el cual vaciaste.

Cómo hacer hachís – WeedSeedShop

Ahora puedes verter el líquido verde que salió de la primera cepa dentro de la pila de bolsas que tienes en tu cubeta. La idea es que el líquido continúe presionando a través de las bolsas hasta que llegue a la del fondo, la cual tiene los hoyos más pequeños. Puede tomar algo de tiempo para que el agua llegue al fondo, así que sé paciente. Tú puedes agitar las bolsas un poco para estimular el movimiento del agua, pero no las agites demasiado. La idea es que con este sistema, dentro de los hoyos al fondo de las bolsas se recolectarán diferentes grados de hachís

Remueve las bolsas de la cubeta (todo en un movimiento) y entonces ponlas a un lado. Básicamente vas a repetir este proceso de nuevo. Así que pon tu bolsa con los hoyos más grandes en el balde vacío, y vierte una vez más el líquido verde que sobra después de la filtración de la bolsa. Aprieta la bolsa para sacar tanta agua como sea posible. Entonces pon el resto de las bolsas de hachís en la cubeta vacía y vierte el líquido de nuevo.

A partir de este punto, remueve tus bolsas de hachís una por una y recolecta con una cuchara el hachís que se ha formado al fondo de las bolsas. Estará un poco húmedo cuando lo recolectes, así que ten una toalla de papel en algún lado para que puedas ponerlo allí para que se seque. Podría tomarle varios días secarse.

Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Autor

  • Author_profiles-WSS-Emma Ryte

    Emma Ryte

    Nací en Alemania, viví en Inglaterra durante mi infancia y pasé los años de la escuela secundaria en los EUA. Prácticamente se puede decir que mis padres eran hippies y por eso tuve la posibilidad de expresarme libremente y de explorar mi pasión por la planta de cannabis. Poco después me empezó a gustar escribir. Escribir sobre este tema me ha enseñado muchas cosas sobre el uso, el cultivo, los beneficios para la salud, las distintas opciones de la industria ¡y me encanta poder compartir estos conocimientos con ustedes! Cada vez que puedo me escapo a Ámsterdam, me encanta el ambiente que hay en la ciudad en lo que respecta a la marihuana. Me permite probar cosas nuevas y ver cuáles son las novedades en la industria. La persona con la que me gustaría sentarme a fumar sería Stevie Wonder. Me encanta escuchar su música y relajarme cuando estoy colocada y sería genial conocerlo.
    Más sobre este autor
Ir arriba